Post Navidad

Hoy sentada en el salón de casa echo de menos la decoración Navideña. La de nuestra casa es austera y el Belén casi ni se ve, pero estoy sentada en el sofá y lo encuentro vacío sin las estrellitas, los abetos y corazones de fieltro rojo. La próxima Navidad pondré más por que me gusta esta sensación de vacío…

Me da la oportunidad de reposar todo lo vivido estos días, de fijarme en los posos que dejan las amigas, en las nuevas relaciones, en como unas palabras pueden hacer más magia que todos los regalos del mundo. Este año los Reyes han sido espléndidos conmigo. Me han regalado palabras. Palabras sanadoras, ricas, hechas, redondas. Palabras llenas con las que he crecido, he perdonado, he sido acariciada. Este año los Reyes han sido muy buenos conmigo:

El MiMaMáy

El MiMaMaY es un río que poca gente conoce, pero es muy importante en el mundo.

Es una de las formas que adopta la Madre Tierra para expresar su amor.

No es difícil de encontrar, ni tampoco es fácil perderlo de vista, o de oído, o de corazón. El MiMaMaY está, y está siempre, aunque a veces esté lejos. A este río sólo hace falta echarlo de menos para que su cauce te arrope.

En su flujo arrastra los sedimentos de su historia por donde quiera que pasa, así todo lo que le rodea crece fuerte y libre. Fuerte porque da amor y energía a todo el que lo necesita para aprender y disfrutar de lo bueno y de lo malo que nos regala la vida. Libre porque alimenta la creatividad y facilita las herramientas para hacer de este mundo un lugar más bonito. Es por esta razón que su compañía es frondosa, aunque a veces el río no lo vea.

Aquí te sientes en casa, el MiMaMaY es el lugar que te acompaña, te empapa de recuerdos, te mece en sus aguas.

Lo más curioso de este río es que sólo conoce la mitad de su poder, y no sabe que a su paso por desiertos y estepas deja valles frondosos. A diferencia de otros ríos siempre vuelve a pasar. En el valle MiMaMaY muchos hemos aprendido a querer, a abrazar, a besar. A lavarnos los dientes, a perdonarnos el día que no nos los lavamos. MiMaMaY trata a todos por igual, quiere a todos por igual…odia a todos por igual.

Se me olvidaba decir que el MiMaMaY no lleva agua, el MiMaMaY es un río de VIDA.

Juli y Marta.

 Gracias reinas!!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s