Tengo ganas de mi

Me siento enfrente del ordenador con la intención de escribir. Escribir sin más.

Dejarme llevar por las letras una detrás de otra. A menudo pienso en cosas sobre las que escribir, voy por la calle y me asaltan pensamientos, como quien camina por el paseo marítimo de Benidorm y le asaltan con flyers de discotecas, no se por qué me ha venido a la cabeza esta imagen, si hace más de 5 años que estuve en Benidorm la última vez.
En fin que me siento, escribo y dejo que vuelen los pensamientos a ver donde me llevan. Me traen al presente, a este mismo momento en el que estoy reinventandome.
Reinventarse o morir.

En el lado de morir ya he estado y no merece la pena. Ahora estoy en el de reinventarme y a pesar de que es muy satisfactorio, a veces es agotador. Eso de volver de vacaciones y no saber por donde empezar me vuelve loca. Me canso, me canso mucho.
Hace unos días un conocido se lamentaba de su situación laboral. La empresa está en ERE y él pasa mucho tiempo sin nada que hacer. El joven, o debería decir el hombre de 40 años, no lamentaba su situación económica si no todo el tiempo libre que tiene, y la locura que supone disponer de todo ese tiempo:

-” A mi me gusta trabajar. Me gusta trabajar cuantas más horas mejor, así se a qué hora me tengo que levantar, a qué hora tengo que comer y cuando me tengo que ir a la cama. Se que el viernes por la noche puedo desfasar y el domingo por la tarde dormirme la siesta. Ahora, con todo el tiempo del mundo no se ni cuando tengo hambre!!!

Su lamento me dio en lo más hondo de mi corazón. Lo contó como quien cuenta que ha ido a comprar el pan pero a mi me pareció que había dado en el clavo.

Cuando tienes frente a ti todas las oportunidades a veces puede ser tan desalentador como no tener ninguna. ¡Diosmiooooo, tengo que decidir!! y además puedo decidir lo que yo quiera. ¡¡Soy libre!! entonces no puedo echarle la culpa a nadie, no puedo decir que no tengo tiempo, que la cosa está muy mal, que ya me gustaría a mi pero …

No.

Soy libre, puedo cambiar y decidir quien soy en cada momento. En esta libertad que al principio puede causar vértigo, después de un rato  encuentro sosiego, paz y equilibrio. Respiro y me doy las gracias por darme permiso para no ser lo mismo todo el rato.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s