Levanto mi copa

Y brindo por el ciclo menstrual y muy especialmente por la fase de sangrado


Hace unos tres años que supe de la existencia de las copas menstruales.

Al principio me resultó desagradable la idea de ver mi sangre recogida en una copa.

Fue entonces cuando dejé de utilizar Tampax y me pasé a las compresas

como paso intermedio, supongo.

Al contrario de lo que había pensado durante los últimos 20 años,

dejar de utilizar tampax fue una liberación.

De pronto mi regla era mi amiga, una aliada. Mi ciclo completo es una fuente de información.

Mi sangrado una experiencia de profunda LIMPIEZA.

Poco a poco mi mente se fue preparando para querer probar la copa y un mes tras otro me prometía a mí misma que la compraría y me olvidaría para siempre de las conpresas con alas o sin alas, extrafinas o ultradenoche, con olor a primavera o con almohadillas especiales…

Pasaban los meses y era imposible hacerme con una. Mis resistencias todavía estaban muy presentes.

Que si es muy de hipiies, que menudo rollo fuera de casa, que si tiene que dar mucho asco y que si se pondrá todo perdido…

No recuerdo muy bien en qué hilo de conversación de Facebook me dieron un empujoncito… aprovechando la magía de internet y poder hacer compras desde el sofá de mi casa, vencí la pereza y compré una en La Teta y Más.

¡Menos mal que el sevicio es del de toda la vida¡ porque todavía con el dedo en “ENVIAR” sonó el teléfono:

-Soy Raquel, de La teta y Más, las copas tienen tallas y has elegido la de menores de 30 años…

-GLUPS!! hace tiempo que los dejé atrás!! sí, mándame la talla 2.

A los 3 días la tenía en casa, desde el facebook (sí, lo cuento todo) me animan a hacer pruebas…( te la puedes poner antes, porque no es absorvente y no daña la mucosidad vaginal). Pero mis resistencias mentales seguían insistiendo. Lo máximo que hice fue sacarla de la caja, mirarla, tocarla y leerme las instrucciones cada vez que iba al baño.

Las lunas avanzan y por fin llegó el día. Con más pereza que ganas me enfrenté al momento “ponga una copa en su vagina”. A la hora de la verdad fue más sencillo de lo que imaginaba, supongo que todos estos años de tampax y autoconocimiento (yo me entiendo) no han caído en saco roto y la pude colocar sin ningún problema. Me puse una compresa por si acaso y pasé la mañana en casita muy pendiente de mi cuerpo.

A las tres horas mi curiosidad no pudo más y me llevó al baño a comprobar cómo iba la cosa.

Algunas manchas, poca cosa.

A ver cómo sale… ¡muy fácil! y de pronto:

-¡¡¡OH!!!!

FLECHAZO

Ante is ojos una copa medio llena de un líquido de un rojo intenso,

brillante y prácticamente inoloro.

PRECIOSO.

Me entraron ganas de llorar. Tengo 41 años y es la primera vez que miro mi propia sangre. Que la veo, la observo y me gusta.

Malas noticias EVAX  no soy yo, eres tú la que hueles mal

Anuncios

8 thoughts on “Levanto mi copa

  1. Que bien! Te sigo por que me siento realmente identificada con tus entradas, pero esta de las copas mentruales… Este ha sido mi empujoncito! Voy a ello!! Eskerrik asko!!

  2. Eskerri Asko Farasa por seguirme y me alegro que te sirva como empujoncito… de lo único que me arrepiento es de no haberla probado antes!! se lo voy a contar a todo el mundo!

  3. Jajaja, lo de de es Evax lo que huele mal… acaso lo dudabas? Yo tengo el olfato muy sensible y muchas veces sabía si una chica estaba con la regla! Y no por el olor de la sangre, sino ese olor dulzón mezcolanza de la sangre y los “desodorantes” de las compresas.

    Las compresas son lo más antinatural que existe! Yo hasta la fecha me pasa lo que a ti, May, que aún no me he decidido, y eso que como enfermera intento siempre promocionar lo más natural. Yo tengo que usar tampones siempre y si no las braguitas y rezar o como mucho unas gasas porque me dan alergia las compresas (salvaslips sólo puedo usar los de carefree y últimamente casi que tampoco). La verdad es que me vas animando al cambio, además son de silicona, muy higiénicas, mejor que la odisea de cambiarte un tampón en un baño público y como los uses sin aplicador no veas (por lo de más natural)… y que, por supuesto, nunca hay jabón y/o papel… Buf!

    Un abrazo 🙂

  4. Yo pensaba que sí cambiaba el olor durante la regla…
    Te animo a que pruebes este mes sin falta, jajajaja más con lo que dices de las alergias…
    Lo de los salvaslip no tiene nombre de verdad, que cansinos con nuestros fluidos!!

  5. Además de todas la ventajas que enumeras te has dejado una bastante atractiva, te compras una y dura 10 años, cuando termina tu ciclo la hierves 2 minutos y la vuelves a guardar en la bolsita hasta la siguiente vez.

  6. Yo hace unos 8 meses que me he animado a dar el salto a la copa y estoy muy contenta con el cambio. Al principio tenía alguna fuga pero pronto me habitué al manejo de la copa y me acostumbré a todas sus ventajas. Para mi librarme de la sequedad vaginal causada por los tampones y ganar en autonomía (puedo estar con la copa unas 5 horas sin cambiarme, con los tampones super plus ni 2 horas aguantaba). Os la recomiendo.
    Para las que queráis probar suerte, os dejo el link de un sorteo de una copa de una conocida marca alemana. Quizá alguna la consiga gratis.
    //www.sorteamus.com/sorteo-la-copa-meluna-te-cambia-la-vida/100004275724169

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s