Entreno. Día 22.

ESCALERAAAASSSSS
1005 ESCALERAAAAASSSS

Hoy tenía claro que no podía hacer como que no me tocaba entrenar desde que he abierto el ojo esta mañana.

Justo antes de levantarme he decidido que iría a entrenar a las CINCO.

Ronroneaba en el sofá como una gatita después de la siesta cuando ha entrado un  whatsup. 16.30

-Me faltan días

– Eingg?

– Bueno, TE faltan días

– Jajaja los de andar disfrutando

. AH!! pues entonces nadaaaaa

-No los he hecho pero he ido andando a todos los sitios…

– Se supone que eso cuenta?

-mmmm SI?

-mmmmm NO

– JAJAJAJ (en realidad esta risa era más nerviosa que otra cosa)

– La Pirámide última?

– La he hecho

-Pues no te he leído..

AJÁ!!! ahí le he pillado!!!

O eso pensaba yo porque él ha seguido implacable a lo suyo: el ENTRENAMIENTO.

-Hoy te toca escaleras. Cinco vueltas. Estaré vigilándote…

-Sí, ya voy…

En estos momentos me he sentido como se tienen que sentir los padres que envían a sus hijos adolescentes que no tienen remedio a Tranquility Bay(USA). El servicio incluye un secuestro en mitad de la noche y se llevan a los niños a un internado/campo de concentración para lavarles el cerebro y dejarlos suavecitos como una bata manta.

Total, que he salido del sofá, me he puesto las zapatillas y me he tirado a la calle.

APP ON.

Radio. Julia en la Onda. Me encanta esta mujer.

He emprendido el primer tramo de escaleras, animada. A diferencia de la primera vez ya no estaba enfadada ni rabiosa. He pensado esto es algo que TENGO que hacer. PUNTO. Además esto es algo que QUIERO hacer. Hay cosas que quiero hacer que cuestan trabajo.

Me he dedicado el esfuerzo a mi misma. A concentrarme en la subidita que me espera mañana, presentando Mujeres Imperfectas en la universidad de Deusto dentro del proyecto de Lan Irekia.

Hoy he centrado mi atención en dos puntos del cuerpo: 1 los abdominales (tengo) y 2 los homoplatos, hoy he descubierto que sirven para sostener los brazos. He caminado bastante recta.

Iba absorta en mis pensamientos, mis puntos, el gabinete de Julia y emprendía la segunda subida en las escaleras de las Torres Isozaki cuando he notado una presencia cercana. Demasiado cercana para estar en medio de la calle.

¿Será la voz?

Miro por el rabillo del ojo y veo un hombre que NO es LA VOZ.

.AAAAHHHHHHH

En mitad del grito he podido abrir los ojos y me he dado cuenta que ¡¡era Ales!! ¡Allí mismo hemos empezado las clases de boxeo!!

Osea  que el “te vigilo” no era una forma de hablar, ¡ahí estaba el tío!! Agazapado detrás de los escalones, vigilando si utilizaba o no el ascensor…

Me ha acompañado dos vueltas, me ha sonsacado información muy importante como qué es lo que más me cuesta, lo que menos, como me siento para empezar el nuevo mes con un plan nuevo… y todo eso.

Como he tenido cháchara casi no he podido atender a mi cabecita loca incitándome a dar menos vueltas y a usar los atajos. Sin darme cuenta había  completado las CINCO vueltas.

Tengo que destacar que en la última he sentido los glúteos a la altura de mis recién descubiertos homoplatos…

¡¡¡Push Up para qué os quiero!!

Congresistas de color negro:3

Rockeros de color negro: 4

Chicles pegados en el suelo: 13.537

Tios buenos: 2

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s