Ahorrar palabras no aumenta el beneficio de tu empresa

 

El otro día fui a la sucursal de Thermomix en Bilbao.
-Buenas tardes -digo con mi sonrisa de quiero que me atiendas bien– quería un cubilete.
Los dos señores detrás del mostrador siguen mirando la pantalla de su ordenador y no estoy segura de que me hayan oído hasta que uno de ellos dice:
– Son 4,50
– ¿Pero me lo vas a dar o no?

Y sin mediar palabra me extiende una bolsa en la que, creo, hay un cubilete.

 

Foto de Laura M

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s