“Si tocan a una nos tocan a todas” y otras mentiras en el feminismo

Estoy harta de esta frase.

No sé de qué estoy más harta si de oirla en boca de personas que luego no la ponen en práctica o de lo que me sugiere cada vez que la leo.

Si tocan a una nos tocan a todas es la mentira más repetida en los foros feministas de los últimos tiempos.

No lo veo. No lo siento por ningún lado. No veo cómo nos lanzamos como lobas a defender a las heridas (o muertas), no veo cómo defendemos a las débiles ni a las pobres. No veo cómo abrimos nuestras mentes a las que piensan distinto, visten distinto, aman distinto, se depilan distinto…

Y para ir un poco más lejos creo que es una trampa; una trampa que nos pone a todas en el mismo saco, creo que es una frase que nos desdibuja como individuas. Que nos aglutina en una mancha sin forma.

Las mujeres no caminamos  al mismo ritmo ni hacia la misma dirección y me alegro que así sea. Porque que todas seamos una es MENTIRA.

Somos muchas, diversas,  diferentes, con nuestras circunstancias, con nuestra cultura, con nuestra historia personal, familiar, laboral…

Y además está muy bien así. Ni todas las mujeres nos odiamos como reza el patriarcado ni todas las mujeres nos amamos como pretende el feminismo.

“El feminismo es, en palabras de Marcela Lagarde, en esencia, política en acto. Es una crítica filosófica e ideológica a la cultura política autoritaria y al poder como dominio, y reivindica en acto el poder como derecho a existir, como afirmación de los sujetos por sí mismo.”

Si queremos cumplir con esta definición deberemos aceptar las diferencias en las otras. No pedir a otras mujeres que hablen por mi. No sentirme representada en cada acción que realice otra y no pedir a las otras que se identifiquen conmigo.

Sentirnos una viene bien al principio para sentirnos acompañadas, amigas, poder establecer alianzas pero llevado al extremo se vuelve en nuestra contra, nos desdibujamos en el grupo, nos olvidamos de nuestros deseos propios, nos lanzamos a hacer lo que toca… Perdemos nuestra voz propia y hablamos en nombre del grupo o dejamos que hablen por nosotras.

Dice Lagarde:

“La ideología de la feminidad surgida de la competencia social de las mujeres resalta las diferencias entre ellas, hasta convertirlas en barreras infranqueables para la alianza. Y a la inversa, en la ideología feminista que emana de la necesidad objetiva de construir la alianza, se destaca lo común entre las mujeres y se minimizan sus diferencias. Ambos tratamientos ideológicos a lo común y a lo diferente enrarecen el encuentro entre las mujeres, se basan en el prejuicio.”

Puedes leer más aquí.

Habrá que indagar entre las dos ideologias y buscar nuestro sitio que será solo nuestro.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s