Igual que te digo una cosa te digo otra…

Cuando veo alguien que disfruta con su trabajo me quedo encandilada. Estoy viendo un programa de Dutifree, repetido, y veo a Javier Sardá disfrutando de cada segundo, se lo está pasando genial y no es que haga bien su trabajo es que se lo pasa bien en su trabajo. DISFRUTA de su trabajo. Y para mi esa es la diferencia entre hacer bien una cosa y hacerla de maravilla.

Entonces surgen las voces críticas que dice, “no se lo va a pasar bien! de viaje con sus amigos…!!” ya, pero es que yo he visto a gente disfrutando de su trabajo en  muchos sitios:

Un día entré a comprar pescado en un sitio donde no compraba habitualmente.

-Dos lomos de merluza, le dije a la chica.

A mi me gusta mirar como preparan el pescado por si acaso algún día yo puedo hacerlo igual. Pero esta chica, que no se como se llama, lo hizo todo con un cuidado que me conquistó desde el primer segundo que metió el cuchillo, casi me desmayo cuando le pasó un paño a los lomos, con tanto mimo que deseé ser merluza y estar tumbada sobre el mostrador de mármol. Me entraron ganas de llorar. Le miré a los ojos y le dije:

-Muchiiisimas gracias.

Pero en realidad lo que yo quería era lanzarme a sus brazos.

Los dos hermanos, de la tienda de ultramarinos de al lado de mi casa, son parcos en palabras y cuando voy se que no  mevan a dar conversación, nada de cariños falsos ni de como está el país pero a cambio me ayudan a colocar todo en las bolsas, vigilan que no chafe los tomates con  el peso de los melocotones y me recuerdan que no lleve el monedero a la vista de todos. Pero lo que me tiene loca es como tratan a la clientela octogenaria: tienen una paciencia infinita con todas las viejas que les piden que lleven a casa el kilo de peras, saben donde viven, y callan cuando las ancianas se quejan del precio de esto y el precio de aquello…

El mes pasado estuve en un velero gobernado por Alex. Un joven patrón amante de su trabajo. No es solo que le guste el mar, los vientos, los animales…  le gusta la gente y lo que hace. Y eso no se nota en como te lleva y te trae, que es su trabajo, se nota cuando baja a su camarote y trae su saco para tapar a una de las chicas que está  mareada o cuando prepara una ensalada mientras los demás disfrutamos de la brisa y del placer de navegar a vela…

Me gusta la gente que ama su trabajo.

Anuncios

One thought on “Igual que te digo una cosa te digo otra…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s