Los cuidados

O quizá debería decir los compromisos conmigo misma.

Septiembre es, para mí, un  mes difícil.

Me cuesta la vuelta a la rutina, al frío, a menos horas de sol…Es un mes de parar y meterme en una cueva incómoda,  no me gusta pero es necesario atravesarla para renovarme… vamos que el otoño me AFECTA.

Justo ayer me di cuenta que hace ya 6 años que en septiembre estoy haciendo CUIDADOS INTENSIVOS de 21 días.

Comencé con 21 días sin internet:

Otro retiro que me sentó de lujo y que luego he compartido con otras fue el “Me quiero. Me cuido” . Lo inventé un septiembre de hace 3 años, fue como una UCI móvil en medio de un accidente emocional que me había dejado patas arriba.

El año pasado no hice nada para mí, ni 21 días, ni dos segundos y… ¡casi enloquezco!. Este año (“con la sabiduría que me da el fracaso” extremoduro) me lancé a un nuevo programa de Cuidados Intensivos.

21 días nadando en el mar.

Ninguna sorpresa, diréis, con la brasa que llevo dando todo el veranos con nadar en el mar.

Bueno, pues sí.

Hoy es el día 9 y no puedo estar más contenta.

El mar es medicina pura y combinado con esta “obligación” de cuidarme está siendo una puta maravilla.

Mi cuerpo está más libre que nunca. Mi mente relajada. En cuanto intento agarrarme fuerte a algún pensamiento destructivo, muy típico de mis septiembres, aparece en mi cabeza: a las 5 estaré nadando y vuelve la calma.

Suerte que es septiembre, hay mareas vivas y…

¡JA!

aquí no hay pensamiento que valga.

El mar te impone el presente. Las olas te dan hostias en la cara, los brazos empujan con fuerza y notas cómo no avanzas, no avanzas, no avanzas a pesar de todos tus esfuerzos. No puedes controlar lo incontrolable.

Mar
Foto Iñaki Melgosa

No puedo controlar lo incontrolable.

No puedo controlar lo incontrolable.

AY! el mar. Qué maravilla.

Al final un día y otro día llego a la orilla.

Créeme cuando te digo que salgo más viva, feliz, llena y vacía que nunca.

Quiero vivir junto a la orilla y recordarme cada día que soy yo la que da las brazadas pero es el mar el que manda.

(gracias a las Orca Maris que están haciendo este viaje)

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s