Llaman al timbre

¡Sorpresa!

Visitas inesperadas que llegan a mi puerta.

Nadie las ha invitado pero llaman y entran.

Alegría de verlas. Abrazos.

Girarme,  contemplar la mesa llena.

Zapatos pequeños que aprietan.

Algún despistado camina pasillo arriba, pasillo abajo.

-Vamos, entra. Tengo la mesa puesta, la sopa caliente, la mente abierta.

Las caras brillantes, las ganas de verte.

¡Sorpresa! Soy yo, estás en mi casa, tengo cosas ricas que darte.

Correr no sirve de nada.

Llamas a la puerta y aquí estoy.

Te sientas en mi mesa.

MI MESA. Mis sillas, mi puerta, mi comida casera.

Mi tiempo hirviendo en la sopera.

Comes, te ries, hablas, te marchas…

Te marchas

Adios, muy buenas.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: